Radix

Artículos

La animación iberoamericana en la historia del Oscar

Un recuento de las producciones y los artistas de la región que han competido por el premio más popular del cine.

23 de enero de 2023
Por Luis Miguel Cruz
La animación iberoamericana en la historia del Oscar
Compartir

La animación iberoamericana tiene un recorrido importante en la historia del Oscar. Hacerse con un lugar en el certamen cinematográfico más popular del mundo tomó tiempo, pero en poco más de dos décadas nuestras industrias y nuestros artistas han cosechado un importante número de nominaciones y estatuillas. Cifras que parecen destinadas a seguir creciendo con los años venideros.

Recordamos algunos de los mayores logros de la animación iberoamericana en la historia de los Premios de la Academia.

 

La dama y la muerte (Dir. Javier Recio Gracia, 2009)

La dama y la muerte merece un lugar especial en los anales de la historia animada iberoamericana. Después de todo, el cortometraje español dirigido por Javier Recio Gracia fue la primera producción del bloque en hacerse con una nominación animada al Oscar en más de 80 años del certamen hollywoodense. El reconocimiento llegó con la exploración de un tema que tanto ha fascinado a nuestros artistas de diversas disciplinas a través de los tiempos como es la muerte: una anciana cuya transición al más allá se ve continuamente interrumpida por los avances de la medicina moderna, aunque ésta poco puede hacer contra el ferviente deseo de reencontrarse con un ser querido que se ha ido hace tiempo. Curiosamente, se trata de un corto realizado en 3D, lo que ayudó a reducir los estigmas locales en torno a la técnica.

 

Chico & Rita (Dir. Tono Errando, Javier Mariscal, Fernando Trueba, 2010)

Pasó a la historia como el primer largometraje iberoamericano nominado al Oscar en la categoría de Mejor película de animación. No sólo eso, sino que lo hizo con una historia dotada de una esencia netamente iberoamericana, la cual nos trasladó hasta Cuba para mostrar los pasionales sueños musicales y amorosos de la pareja titular, los cuales terminan contrastando con una vida marcada por un realismo trágico que poco entiende de ilusiones. No menos sobresaliente fue la presencia de Fernando Trueba en la tercia realizadora, un viejo conocido de la Academia tras hacerse con la estatuilla a Mejor película de habla no inglesa por Belle Époque (1992). Más que un sueño, la nominación fue una muestra de realidad: tras muchos de esfuerzos y de desarrollo, nuestros largometrajes animados finalmente empezaban a recibir el reconocimiento global que merecían. El inicio de una historia que continúa escribiéndose hasta nuestros días.

 

Historia de un oso (Dir. Gabriel Osorio Vargas, 2014)

Historia de un oso e historia pura del cine al ser la primera producción iberoamericana en hacerse con un Oscar animado. El corto de Gabriel Osorio Vargas, como tantos otros audiovisuales chilenos, puso el foco en la dictadura del país sudamericano. Concretamente en las víctimas y muy especialmente en los familiares de tantos desaparecidos que no han podido sino aferrarse a la esperanza de un reencuentro cada vez más improbable. Esto a través de un oso que realiza un modesto espectáculo para contar su historia en busca de posible información, pero también para que los horrores no se olviden y sobre todo, no se repitan. Todo un clásico de nuestras industrias.

 

O Menino e o Mundo (Dir. Alê Abreu, 2013)

Primer largometraje brasileño y segundo iberoamericano en hacerse con la nominación a Mejor película de animación. Un reconocimiento bien merecido para una historia sumamente compleja sobre un niño del campo que emprende un viaje a la gran ciudad en busca de su padre, ignorante de que la travesía le adentrará en un mundo extraño, incluso hostil, del que no hay escape. Su trama se ve exaltada por la cátedra narrativa y técnica de Alê Abreu, quien añada potencia simbólica desde una simpleza engañosa a partir de un estilo visual sencillo y un idioma ininteligible que no es sino portugués invertido. Toques que garantizaron la universalidad y atemporalidad de una película que figura entre las mayores joyas de nuestras industrias.

 

Buñuel en el laberinto de las tortugas (Dir. Salvador Simó, 2018)

Los principales certámenes han creado la falsa sensación de que no hay espacio para la animación más allá de sus categorías. Sin embargo, la historia está plagada de ejemplos que han desafiado la premisa. Si de Iberoamérica se trata, el ejemplo por excelencia es Buñuel en el laberinto de las tortugas que figuró en la tercia final que aspiró a representar a España en la búsqueda por el Oscar internacional 2020. Un mérito mayor cuando consideramos que compitió mano a mano con Mientras dure la guerra de Alejandro Amenábar y Dolor y gloria de Pedro Almodóvar, destacando que esta última terminó llevándose la plaza. La de Salvador Simó se quedó con las ganas de representar a su país, pero nadie puede quitarle el mérito de haber hecho historia para nuestras industrias.

 

Klaus (Dir. Sergio Pablos, 2019)

No es común que una cinta navideña compita por las máximas glorias de la temporada de premios, pero Sergio Pablos lo logró con Klaus. La película se decantó por la universidad con la exploración de un personaje mundialmente conocido como Santa Claus, pero no todo es lo que parece. Una curiosa historia de origen que no se inclina por el hombre de rojo como su personaje central, sino por un cartero cuyas ansias por salir de un castigo bien ganado le llevan a descubrir el valor de ayudar al prójimo. Su valía no se limita a su poderoso mensaje, sino que se extiende por una técnica de primer nivel que aprovechó la iluminación para dar una sensación de tridimensionalidad. Segunda nominación de un largo español en la categoría de Mejor película de animación y aunque no se hizo con la estatuilla, se ganó un lugar de honor en el corazón del público.

 

Bestia (Dir. Hugo Covarrubias, 2021)

La de Bestia no sólo marcó la segunda nominación animada para Chile, también representó una nueva muestra del talento que impera en la industria andina. El singular retrato de Ingrid Olderöck, también conocida como la mujer de los perros, cautivó por su crudeza, pero también por su honestidad al plasmar rostros que parecen impensables para una figura conocida por su brutalidad. El interés se convirtió en hipnótica fascinación por su uso del stop motion y sobre todo por la elección de la porcelana como base en la configuración de su marioneta central, lo que añadió el toque simbólico de una inquietante fragilidad. El corto de Hugo Covarrubias habría ganado en nueve de diez ocasiones, pero le tocó cruzar caminos con un fenómeno como The Windshield Wiper que terminó llevándose la victoria.

 

The Windshield Wiper (Dir. Alberto Mielgo, 2021)

Alberto Mielgo es uno de los artistas más celebrados del panorama animado contemporáneo y sólo parecía cuestión de tiempo para que su talento lo condujera a los máximos galardones. La hazaña se concretó con The Windshield Wiper, que se aleja de las narrativas convencionales para centrarse en las reflexiones en torno a un tema que nos concierne a todos como es el amor. Su exploración es reforzada por una técnica hipnótica tan perfectamente bien ejecutada que en más de una ocasión nos hace olvidar que estamos ante un corto de naturaleza animada. Primer Oscar en la técnica para España y segundo para Iberoamérica.

 

Ice Merchants (Dir. João Gonzalez, 2022)

João Gonzalez tuvo un 2022 de ensueño con Ice Merchants, que no se cansó de ganar reconocimientos a lo largo del año. ¡No es exageración! Su victoria en la Semana de la Crítica de Cannes y en nueve festivales calificadores hicieron que su presencia en el Oscar 2023 fuera casi obligada, pero no por ello menos emocionante cuando se concretó. ¡Hablamos de la primera nominación animada para Portugal! Lo vivido en otros certámenes también ha puesto al corto entre los favoritos de su terna. Pase lo que pase, se trata de una nominación histórica que resaltó todavía más por darse un día antes del centenario de la animación portuguesa.

 

Pinocchio (Dir. Guillermo del Toro, Mark Gustafson, 2022)

La nominación para Pinocchio siempre pareció asegurada. Después de todo, hablamos de una cinta dirigida por un talento consolidado como Guillermo del Toro, cuyo talento comprobado lo ha convertido en un viejo conocido de la Academia con dos estatuillas y cuatro nominaciones más. Esto no significa que la obra carezca de mérito, pues se trata de una producción que ha demostrado hasta el cansancio que, como bien dice su realizador, la animación es cine y la animación es arte. Una verdadera cátedra del stop motion que nos pone a soñar con el primer Oscar a Mejor película de animación para nuestra región.

 

Otras menciones destacadas

Además de las producciones iberoamericanas, también hay muchas producciones de otras latitudes que han sido encabezadas por artistas de la región. Las recordamos a continuación:

 

Gone Nutty (Dir. Carlos Saldanha, 2002)
Cortometraje estadounidense nominado al Oscar. Fue dirigido por el brasileño Carlos Saldanha.

Mr. Hublot (Dir. Laurent Witz, Alexandre Espigares, 2013)
Cortometraje ganador del Oscar y que fuera coproducido entre Luxemburgo y Francia. Fue codirigido por el hispano-luxemburgués Alexandre Espigares.

Late Afternoon (Dir. Louise Bagnall, 2017)
Cortometraje irlandés nominado al Oscar. Fue producido por la española Nuria González Blanco.

Ferdinand (Dir. Carlos Saldanha, 2017)
Largometraje estadounidense nominado al Oscar. Fue dirigido por el brasileño Carlos Saldanha.

Coco (Dir. Lee Unkrich, Adrián Molina, 2017)
Largometraje estadounidense ganador del Oscar. Fue codirigido por el mexicoamericano Adrián Molina.

Spider-Man: Into the Spider-Verse (Dir. Bob Persichetti, Peter Ramsey, Rodney Rothman, 2018)
Largometraje estadounidense ganador del Oscar. Fue producido por el cubanoamericano Phil Lord.

The Mitchells vs. the Machines (Dir. Michael Rianda, Jeff Rowe, 2021)
Largometraje estadounidense nominado al Oscar. Fue producido por el cubanoamericano Phil Lord.

Raya and the Last Dragon (Dir. Don Hall, Carlos López Estrada, Paul Briggs, 2021)
Largometraje estadounidense nominado al Oscar. Fue dirigido por el mexicano Carlos López Estrada.

Encanto (Dir. Jared Bush, Byron Howard, Charise Castro-Smith, 2021)
Largometraje estadounidense ganador del Oscar. Fue codirigido por la cubanoamericana Charise Castro-Smith y producido por la mexicoamericana Yvett Merino.