Radix

Cortometrajes

Crítica: On/Off

Una oda a la creatividad en un mundo inundado de distracciones.

27 de febrero de 2022
Por Luis Miguel Cruz
Crítica: On/Off
Compartir

Leonardo da Vinci, Ludwig van Beethoven, Frida Kahlo… vislumbremos éstas y otras de las grandes mentes creativas más brillantes de todos los tiempos en sus respectivos lugares de trabajo. Todo es normal, de no ser porque cada uno de ellos ha sido equipado con un móvil que no para de arrojar notificaciones. Se preguntan si deberían tomarlo, pero al final se decantan por la opción más sensata: apagarlo para continuar el desarrollo de sus respectivas obras. Y así es como se forjó la historia. Su labor es contrastada con sujetos comunes y corrientes del mundo actual que batallan por resistirse a la tentación y que terminan cediendo a la distracción. ¿Es posible romper este círculo? Claro que sí.

Así lo considera Nicolás P. Villarreal en su cortometraje On/Off, un proyecto que deja atrás la idea básica de trabajar duro para alcanzar las metas y la complementa con un problema recurrente de todos los tiempos como son los distractores. Aunque en este caso, magnificados por mucho como resultado de nuestra dependencia digital.

Es casi un hecho que esta y cualquier otra sinopsis batallará por hacer justicia a la creatividad propia del proyecto. Aun así, vale la pena intentarlo, primero que nada, aclarando que para nada estamos ante moralista ni mucho menos antitecnológica. Todo lo contrario, es una oda al ingenio que se ve potenciada por la jovialidad y la modernidad.

De inicio por el ya mencionado mensaje, el cual se torna profundamente entrañable por la interacción directas entre genios y aspirantes a serlo. Dos mundos distintos que se encuentran en un vagón de metro que parece viajar con rumbo al destino de la humanidad, pero que también se cruzan en la admiración propia de la grandeza. Personas que se inspiran en los grandes pensadores de todos los tiempos y que abrazan su legado como una auténtica herramienta para seguir luchando contra cualquier obstáculo, incluyendo los impuestos por nosotros mismos. A veces funciona, otras no. Buena parte del éxito de la empresa depende de uno mismo.

A esto sumemos un diseño inolvidable integrado por figuras geométricas y que podría pasar como una actualización de la corriente futurista. Todo esto favorecido por una explosión de color que resulta en un verdadero deleite para los ojos. La riqueza no se limita a lo visual, sino que se extiende a lo sonoro. No hay diálogos y no hay necesidad de ellos, pues todo es enriquecido con una estupenda composición de Michael Brennar que, combinada con extractos de la Sinfonía no. 9 de Beethoven, genera auténticas sensaciones de esperanza al convencernos de que todo es posible. Incluso algo tan complejo como el cambio en un mundo hiperconectado.

Más que un corto cualquiera, On/Off es una invitación. A luchar por alcanzar nuestras metas. A dejar atrás cualquier distractor que se ponga en el camino. Y sobre todo, a apuntar a lo más alto. Mirar al futuro sin descuidar en busca de inspiración, no sólo en la meta sino en el desarrollo. Las grandes leyendas ya lo lograron, ¿por qué no habríamos de hacerlo nosotros?